EnglishEspañol
AROMATACIÓN, UN PROCESO CLAVE EN LA SALUD PROSTÁTICA

La conversión de hormonas androgénicas en estrógenos se le conoce como aromatización. Una actividad de aromatización elevada y la consecuente predominancia del estrógeno es el factor más importante implicado en el crecimiento de la próstata y el cáncer de colon en los hombres. También causa la feminización del cuerpo y otros trastornos metabólicos.

La aromatasa es una enzima que se encuentra en las células productoras de estrógeno en las glándulas suprarrenales, ovarios, placenta, testículos, cerebro y tejido graso. A mayores niveles de aromatasa en el cuerpo, mayor conversión de testosterona y progesterona en estrógeno.

La testosterona y la progesterona en menor grado son hormonas anabólicas que promueven la masa corporal. En cambio, el estrógeno es una hormona catabólica que descompone la masa muscular, conduce a un aumento en la grasa corporal y consecuentemente a una mayor aromatización. Esto abre un círculo vicioso que debe mantenerse bajo control.

Además, cuando la testosterona se adhiere a una glicoproteína conocida como globulina unificada de hormonas sexuales (SHBG por sus siglas en inglés) se reduce la cantidad de testosterona activa y pierde la capacidad de producir los beneficios que le son propios. No puede, por ejemplo, prevenir un ataque cardíaco, fomentar la función sexual, construir músculo, crear glóbulos rojos, o contribuir a la densidad ósea ni prevenir la pérdida de la memoria.

Mantener pues el metabolismo de la testosterona bajo control y la aromatización al mínimo, es clave para mantener el equilibrio hormonal y la salud prostática.

La aromatización excesiva es pues causa de la hipertrofia prostática benigna y ésta puede ser la antesala del cáncer de próstata si no se trata.

Los síntomas más comunes asociados con el agrandamiento de la próstata:

  • Orinar frecuentemente
  • Urgencia urinaria
  • Dificultad para empezar a orinar
  • Fuerza reducida del chorro de orina
  • Goteo al terminar
  • Vaciado incompleto de la vejiga
  • Incapacidad para orinar

En muchos casos se deben incorporar cambios en el estilo de vida y estos son unos consejos a tener en cuenta:

Varios estudios han demostrado que los ejercicios de alta intensidad realizados en forma regular mantienen la testosterona a niveles óptimos. Otro estudio reveló que el entrenamiento de fuerza en hombres de edad media aumento sus niveles de testosterona libre.

Los ácidos grasos omega-3 ayuda a mantener bajos los niveles de ‘SHBG’

En un estudio realizado en Japón, los ácidos grasos esenciales EPA y DHA, que se encuentran en altas concentraciones en peces de agua fría y productos de aceite de pescado concluyeron que tanto EPA como DHA disminuyen los niveles de ‘SHBG’ en hombres de edad media y mayores.

El zinc es esencial en la producción de testosterona

El zinc es el mineral del hombre. Está involucrado en casi todos los aspectos de la reproducción masculina, incluyendo el metabolismo de la testosterona, la formación y motilidad de esperma. Los niveles bajos de zinc están relacionados con el crecimiento de la próstata. Varios estudios han demostrado la efectividad del zinc para corregir los niveles bajos de testosterona.

No obstante, lo mejor que puede hacer es consultar con un especialista. La Terapia SottoPelle® puede ayudarle.

¡Consulte con su médico!

VOLVER